Ambos son jóvenes no parecen llegar a los 30 años, ella luce en su cabeza un tocado metálico, que bordea su cabello de tintes rojizos y llega a sus hombros cubiertos por una túnica color castaño; él con rostro moreno y el pelo corto color negro, una túnica blanca con ribetes dorados cubre su hombro. Lo especial es que ambos tienen en sus manos objetos de escritura, ella una tablilla de cera y el un pergamino enrollado.

Esta imagen es el ejemplo con el que el profesor de la Universidad de Cambridge, Tom Standge, presenta las conclusiones sobre su libro “Writing on the wall” en el video Lecciones sobre redes sociales en la antigüedad”, en donde se presenta una nueva visión de lo que son las redes sociales actuales y la conclusión de que no es una forma de comunicarse distinta a la de hace mas de 2000 años.

En el concepto del catedrático, las redes sociales son los medios que nos permiten obtener información de otras personas, la que se intercambia en círculos sociales y crea una discusión que deviene en una comunidad de concimiento, distribuido más allá de la presencia física de las personas.

Los grafittis e imágenes conservados en las parédes de Pompeya, que no deben haber sido distintos de las otras grandes urbes del Imperio Romano, son un claro ejemplo de esto, se ven expresiones como “a Tertius, de parte de Virgula: eres un viejo verde” o “Lucilla ganaba dinero con su cuerpo”, se calcula que hay más de 11,000 imágenes e inscripciones en lo que queda de los muros de la vieja ciudad romana y todas estas cumplen con el objetivo de trasmitir una información que, a través de ser pública por el lugar en que se plasma, se convierte en una información compartida por y para la comunidad.

El profesor de Cambridge, trasladandose 15 siglos en el tiempo, menciona el caso de Martín Lutero en cuyo primer panfleto planteó al Papa 95 cuestiones sobre las indulgencias plenarias, estas cuestiones fueron escritas,  en latín,   en un solo documento que se exhibió en la puerta de la Iglesia de Wittenberg. Algunos llegaron a copiarlo y estas copias llegaron a las imprentas y de esta forma se propagó,  tan solo dos semanas, en Alemania, y fueron necesarias solo otras dos semanas, para que este manifiesto circulará por toda la Europa Cristiana, este sería el inicio de la transformación de la Iglesia Cristiana a través de la Reforma.

Ya en la época de la ilustración, en los bares donde se expendía café solían juntarse comerciantes e intelectuales y se hacían circular panfletos, qué son los antecedentes de los actuales periódicos y de esta forma circulaban las ideas que llegaban a más gente como nunca antes había acontecido. El conocimiento que circulaba de esta manera, logró que los cafés denominasen “Universidades del centavo“, pues este era el costo de una taza de café  y de esa convivencia en redes de comunicacoó social, brotaron la revoluciones de las Colonias Inglesas y frances, antecedentes de las democracias modernas.

En el siglo 19 se creó la imprenta de vapor y con esta nueva tecnología la comunicación pierde ese aspecto general y socializado, lo que se acentúa después con la radio y la televisión.  Con esto, la información se convirtió en un fenómeno unidireccional en donde sólo un grupo de privilegiados que tenian el acceso a esas costosas tecnologías, tenían el poder de transmitir la información: los periodistas .

Con el Internet, la transmisión de la información no tiene la limitante de altos costos y se realiza, de nueva cuenta, en forma personalizada a través de las redes sociales; lo que parece llevarnos a los antiguos tiempos y nos hace ver que en realidad, según lo plantea el catedrático cantabrigiense, las redes sociales son lo antiguo y lo moderno y los medios de comunicación unidireccionales, parecen ser sólo un fenómeno pasajero en la historia de la comunicación y las relaciones humanas.

En fin muy interesante la opinión del Profesor Tom Standge y usted la puede ver completa en el video disponible en:

https://www.goodreads.com/videos/52845-lessons-from-ancient-social-media

Imágen destacada: Museo de Arqueología de Nápoles, representa a un panadero y su esposa

 

VIDEO DE LA COLUMNA