En tiempos del coronavirus.

Por Alicia Alarcón

Los juegos de mesa se volvieron a guardar en sus cajas. Los hijos protestan por las labores asignadas, La disciplina del papá se vuelve más severa. Es el segundo mes de una reclusión obligatoria por la pandemia del coronavirus. El silencio del hogar se llena con las voces que salen de la televisión. Las cifras de los muertos por la pandemia del coronavirus ya no son estadísticas: Es el amigo, el vecino, el primo, el hermano, el tío, la tía, y en la peor tragedia, es el padre o la madre.

Ante el número de muertos que ahora aumenta de manera exponencial, a los escépticos ya les queda claro que el coronavirus es un enemigo mortal que no discrimina. Acaba por igual con ricos y pobres, la diferencia es que los ricos tienen más armas para defenderse de sus embates. Cuentan con mejor atención médica, tienen sus laboratorios privados y todas sus mascarillas son N-95. (Mascarillas profesionales que no dejan pasar el virus por las vías respiratorias.)

También para sus ataques de angustia, temor y depresiones, los millonarios tienen a su servicio todo un equipo de profesionales de la salud: sicoterapeutas, siquiatras, consejeros. Todo lo que tienen que hacer es marcar un número telefónico y mandar un cheque semanal que cubre esos servicios.

Para la población en general que ni remotamente puede darse esos lujos (la que escribe incluida.) El Departamento de Educación Continua del Santa Ana College ofrece ayuda sicológica vía internet a través de una serie de cursos y clases a cargo de la a Doctora Sicoterapeuta Luz Torrey.

¨ Este curso ha sido creado para ayudar de manera específica a la población migrante, sin importar su estatus migratorio, Es esta población la que sufre más de miedo y ansiedad porque enfrenta muchas situaciones adversas. En estas sesiones por línea les enseñamos como sobreponerse al miedo, controlar la ansiedad y sobrellevar de la mejor posible la situación que vivimos ahora.¨ Aseguró Torrey.

La Profesional de la salud afirma que las personas que participan se sienten mejor desde la primera clase.

¨ Lo primero que aprenden es que no están solas, todo el mundo está pasando por lo mismo. Aprenden a identificar sus temores. Les enseñamos como eliminarlos con pensamientos y acciones positivas. También exploramos el porqué de las actitudes hostiles que vemos de mucha gente en diferentes lugares. Tenemos que entender que es una barrera de protección. La gente tiene miedo, está muy susceptible. Lo que yo recomiendo es que seamos más bondadosos, menos hostiles con otros. No entiendo esas personas que están   comprando armas, en lugar de eso yo les recomiendo que compren arroz, pan, fruta y hagan canastas y se las lleven a sus vecinos.¨

Torrey enfatiza que el curso no sólo ayuda para aliviar la ansiedad y los miedos, sino que los alumnos aprenden una nueva forma de comunicarse con la familia.

¨En esta nueva realidad, la comunicación en lugar de ser asertiva se vuelve agresiva. Los papás se vuelven demandantes. Los hijos lo resienten. ¨Tú que me corriges si nunca estuviste aquí.¨ A los hijos hay que decirles la verdad, que hay una enfermedad de la que debemos protegernos, que es un tiempo muy difícil, pero que también es de bendición porque estamos con la gente que nos quiere. No estamos en la cárcel o en una guerra. Que tenemos todo, comida, techo, que nos podemos abrazar; que todo va a pasar.¨

Respecto a los problemas de pareja que se dan por la convivencia obligada por el coronavirus, la sicóloga también incluye en las clases soluciones para ese tipo de problemas.

¨Hay muchos problemas que surgen en la convivencia diaria. No falta quien en la pareja le sale lo narcisista que sólo le importa su bienestar. La clave en esas situaciones no es atacar sino expresar como nos sentimos y llegar a un acuerdo. También se dan casos de cambios de conducta repentinos, eso se da también cuando una persona que están tomando medicamentos deja de hacerlo. ¨

¿Qué recomienda en general a la familia en esta época?

¨Hacer lo que nunca habían hecho como familia. Cocinar juntos, conversar de temas que nunca habían tratado. Hacer ejercicio en familia por lo menos 10 minutos; Buscar en internet cosas que les interesen. También es importante que los adultos en la familia tomen vitaminas. Yo les recomiendo el Complejo B, vitamina C, Calcio, Magnesio con Zinc eso ayuda al cerebro y combate el estrés.¨ Finaliza Torrey.

Las personas interesadas en estas clases de salud mental gratuitas, llamen al (714) 241 5700 para inscribirse y recibir más información.