Los cementerios están cerrados, no hay flores en las tumbas de los muertos. Los cafés están vacíos, los amigos no pueden reunirse como antes. Los parques lucen solitarios, los columpios se mecen solos con el viento. Los pocos rostros que se ven en la calle lucen sombríos y llevan medio rostro cubierto. Nadie se saluda y cada uno guarda su distancia. El bullicio de las aceras se convirtió en silencio y las luces de las marquesinas se quedaron en penumbras.

Ante esta nueva realidad, en la que a diario aumentan a nivel mundial el número de muertos por una mutación de un virus que lleva el nombre de coronavirus y que provoca la enfermedad Covid 19, que a la hora del cierre de esta edición ha causado a nivel mundial la muerte de más de 125,000 personas y en Estados Unidos el saldo trágico es de más de 25 000 personas; muchos se concentran en buscar culpables, otros propagan teorías conspiratorias y hay quienes sucumben a la desesperanza, miedo y depresión.

Para prevenir problemas emocionales provocados por el coronavirus, el profesional de la salud mental Dr. Eduardo López Navarro nos explica lo que debemos y no debemos hacer en esta época de preocupación y zozobra.

¿Cuáles es las principales preocupaciones que ha percibido en sus pacientes?

¨La principal preocupación y el miedo que yo veo en padres y madres de familia es que ante esta situación que se quedaron sin trabajo, sin seguro médico, la pregunta que se hacen es: ¿Cómo vamos a pagar los gastos?   También están muy estresados con tantas noticias que algunos ya no quieren salir ni al patio.

¿Qué opina de las teorías que buscan culpables por el nacimiento del virus?

¨Los seres humanos siempre buscamos a un culpable por las cosas que sucede. En este caso queremos saber de donde vino y de quien vino y somos muy susceptibles a lo que la gente nos dice. Lo que más me molesta es cuando dicen ´es un virus chino.¨ Los virus no tienen nacionalidad, son virus; pudo haber venido de México, Rusia o Angola. Y no por eso los mexicanos, los rusos o los de Angola son culpables de eso. Nosotros como latinos hemos vivido rechazos, señalar a otros por lo que estamos pasando es de cobardes. En lo que tenemos que concentrarnos es en como lo vamos a solucionar.

¿Qué tan confiado está usted de que vamos a ganar esta batalla?

Esta es una batalla en la que si no nos unimos vamos a perder todos. Si no obedecemos las indicaciones al pie de la letra, si hacemos lo que queremos. No la vamos a vencer. Esto no es como ¨sálvese el que pueda.¨ podemos estar físicamente separados, pero la única forma de ganar esta guerra es estar unidos en nuestras acciones. Cuando vemos a gente que no hace caso, que sale a tomar con amigos, no están pensando en los demás.

¿Qué efectos puede causar en la familia este aislamiento obligatorio?

¨Yo lo que veo es que vamos a tener mucho abuso infantil y violencia doméstica porque no conocemos a nuestra pareja, a nuestros hijos. Nuestra principal responsabilidad era el trabajo, los quehaceres, las amistades. A nuestra familia le dedicábamos pocas horas. Ahora queremos dar órdenes a nuestros hijos. No conocemos a nuestras parejas. El esposo que llegaba antes a la casa cansado, cenaba y se sentaba a ver televisión y de ahí a dormir ahora es una persona enojada, aburrida, con una serie de conductas que no conocíamos.

¿Cuáles son sus recomendaciones para que esto no suceda? .

¨Primero la familia necesita tener una estructura, tiene que planear actividades. El aburrimiento es la causa de pensamientos negativos, es cuando la persona se siente acorralada sin soluciones. Yo les recomiendo también que todos los miembros de la familia tengan responsabilidades dentro del hogar. No se le debe dejar todo a la mamá. A las parejas yo les recomiendo que si ven a su esposo o esposa impaciente o preocupada, le den su espacio. No insistir en que nos hable. Eso empeora su estado de ánimo. Los hijos también necesitan su espacio. Ellos deben tener su privacidad, estar sin sus papás determinado tiempo. Los esposos papás también deben estar solos sin sus hijos. Pueden salir a caminar o conversar en el patio de su casa.

¿Qué pueden hacer cuando el estrés les llega por el aburrimiento?

¨Algo que veo que está pasando es que algunos miembros de la familia les da por no bañarse, algunas mujeres no se arreglan el pelo. Eso emocionalmente las pone peor. Todos los días se deben arreglar como si fueran ir al mercado. Si se aburren, que cambien los muebles, que decoren sus cuartos, que quiten y pongan. Y también que incluyan el humor en la rutina, que hagan concursos de chistes, que vean películas cómicas. El buen humor fortalece el sistema inmunológico.

¿Ha habido casos de mujeres que se quejan de que sus esposos entran y salen de sus casas como si no si no pasara nada.

¨ Son hombres inseguros, rebeldes, el que tiene un catarro y sale sin camisa. Es el macho atrevido que no sigue reglas. Yo les digo que lo corran y que regrese ya que todo haya pasado. No sólo arriesgan su vida sino la de toda su familia.

¿Hay algo positivo en esta experiencia?

¨La vida nos da lecciones, cuando los golpes son leves, no le hacemos caso. Ahora que no tenemos libertad, la extrañamos. Hemos aprendido a valorar las cosas más simples, como es el salir a tomarnos un café con un amigo. Ahora vemos la a importancia del amor, la cercanía. Es como la muerte. Queremos algo lujoso, que haya exceso de flores para el que murió. Eso se le da en vida. Esta es una oportunidad para decidir si vamos a aborrecer o querer al que está a nuestro lado.¨ Concluyó el Dr. López Navarro.